“Brasil, Bolsonaro, y después…” por Alejandro Acosta

Las movilizaciones del 29 de mayo en Brasil parecen haber caído como un rayo en cielo sereno. Sin embargo, son expresión de la inmensa ira acumulada por el pueblo brasileño contra Jair Bolsonaro. ¿Qué papel juega la izquierda oficial del PT y otras fuerzas a la hora de canalizar esa voluntad resumida en el “Fuera Bolsonaro”? ¿Una izquierda al servicio del desarrollo de un ciclo movilizador que apunte a la salida del repudiado presidente o de una salida electoral en alianza con la derecha del PSDB? ¿Fuera Bolsonaro o Lula 2022?

Por Alejandro Acosta, para Gazeta Revolucionaria de Brasil/

Cuando todo en Brasil parecía haberse detenido y dormido, las calles de las principales ciudades fueron ocupadas por multitudes enmascaradas que gritaban consignas de diverso orden, pero principalmente “¡Fuera Bolsonaro!”. Fue tres días después de que el Papa Francisco respondiera sonriendo con una broma amarga al Padre João Paulo, de Campina Grande (Paraiba), quien le pidió una oración por los brasileños: “No, Brasil no tiene salvación, mucha cachaza y poca oración”. Al parecer, los dos hechos no tienen nada que ver el uno con el otro, pero el Papa, viendo a América Latina en llamas mientras el presidente de Brasil desfilaba en una motocicleta, expresó su extrema preocupación por la estabilidad política en el subcontinente, y con esa broma fotografió toda la situación.

El Papa saluda al sacerdote João Paulo Souto Victor, de Campina Grande, Brasil.
El Papa Francisco bromea con el sacerdote brasileño João Paulo

Hay que decir que estas manifestaciones parecerían una forma de canalizar institucionalmente la ira del pueblo brasileño contra el sistema, mientras que el día anterior el narcoestado paramilitar colombiano intensificaba su represión, dejando 13 manifestantes muertos solo en Cali. El grueso de las manifestaciones fueron direccionadas hacia el “Fuera Bolsonaro”, pero en el sentido electoral de 2022, y principalmente de “Lula 2022”. La “salida institucional” es la salida de la gran burguesía y el imperialismo.

El fraude de la “izquierda oficial

La “izquierda oficial”, que actúa en la práctica al servicio de la masacre del Brasil, no había organizado desde 2017 una sola protesta, un solo paro. Las únicas huelgas nacionales que se realizaron fueron las del Correo, impulsadas por la Gazeta Revolucionaria, y que fueron quebradas por esa misma “izquierda oficial” y todos los sectores de la mafia sindical.

El propio Lula olvidó la Carta al Partido que escribió desde su prisión, pidiendo al PT que movilice a la gente en las calles para derrocar al gobierno golpista de Bolsonaro. Ahora es miembro del Grupo de Puebla, teleguiado por el Partido Demócrata de Joe Biden. El partido de izquierda más grande que ha tenido Brasil, el PT, está controlado por una derecha que hace tratos incluso con el diablo para participar en rebanadas de poder que oprimen y destruyen los intentos de los trabajadores de darse una organización independiente.

Carodoso y Lula, en la reunión en San Pablo
El encuentro entre Fernando Enrique Cardoso y Lula

Pero Lula echa a volar a sus palomitas blancas cuando ya no hay espacio para la política de paz y amor con un capital que, empujado por la profundización de la mayor crisis capitalista de todos los tiempos, se vuelve cada vez más depredador. ¿Cómo lidiará con los golpistas liberales del PSDB de Fernando Henrique Cardoso y Joao Dória, con los que ha buscado un acercamiento sin precedentes? Y, especialmente: ¿Cómo va a enfrentar al gobierno de Bolsonaro, que se prepara para dar el golpe final a la masacre contra los trabajadores y el pueblo brasileño?

El grito que salió de la garganta del pueblo

Además del “¡Fuera Bolsonaro!”, hubo manifestantes con sus propios carteles, quejándose del desempleo, denunciando las muertes del Covid-19 con los nombres de amigos y familiares fallecidos. El descontento es generalizado con el gobierno de Bolsonaro, que ha tratado la crisis de salud con desdén y se burló del aislamiento social y cualquier tipo de bloqueo, además de estar dirigiendo la entrega más grande de Brasil en la historia. “Este gobierno es peor que el virus”, se lee en varios carteles.

El gobierno de Bolsonaro está entregando todas las empresas estatales al gran capital y al imperialismo, acelerando los mecanismos de saqueo parasitario y quitando los derechos elementales de los trabajadores, generando un número sin precedentes de desempleados. Varias Propuestas de Enmienda Constitucional (PEC) buscan acelerar la masacre, como la PEC 32, que acabará con los derechos de los empleados públicos y abrirá la puerta a que los empresarios puedan invertir en sectores de la educación y la salud.

De ahí la necesidad del pueblo brasileño de levantarse antes de ser llevado a la miseria absoluta, no por la pandemia, sino por la crisis capitalista mundial y el trabajo sucio de un gobierno de derecha. Por eso, las manifestaciones callejeras no tienen por qué ser evitadas. Los trabajadores no están haciendo aislamiento social, los autobuses y el metro están abarrotados, y no en todos los lugares de trabajo se están usando máscaras y geles alcohólicos. ¿Cómo harían por ejemplo los barrenderos para cumplir con estas medidas en la prisa por hacer el trabajo? Es muy hipócrita evitar asambleas y protestas mientras se  mantiene a los trabajadores “trabajando normalmente”.

Hasta ahora, sólo los bolsonaristas habían estado haciendo actos, nadando a distancia, organizando caminatas, o caravanas de autos y motocicletas, con el propio Bolsonaro a la cabeza. Esta vez las calles se llenaron de manifestantes que quieren el derrocamiento del presidente, y el 29 de mayo puede haber sido el puntapié inicial de grandes movilizaciones contra la entrega del país y por la salida de Bolsonaro. Es posible que esto suceda: Los acontecimientos recientes en Colombia muestran que incluso en los estados más represivos, los levantamientos masivos están a la orden del día.

Pero no es eso lo que quieren los partidos oficiales de “izquierda”: Su orientación es crear un frente electoral con buena parte de la derecha para el 2022. Y, como en otras ocasiones, los partidos de la “izquierda oficial” llamaron antes de que la gente se decidiera a salir a la calle por su cuenta, para evitar ser incluidos en el repudio. Aplicaron, otra vez, aquel principio expresado por el gobernador de Minas Gerais, Antônio Carlos Ribeiro de Andrada, antes de la “Revolución de 1930”: “Hagamos la revolución antes que la haga el pueblo”.

A %d blogueros les gusta esto: