“¿Ola verde o brecha verde en Francia?” por Philippe Delacote


La segunda vuelta de las elecciones municipales francesas, postergada desde marzo por la pandemia del Covid 19, se desarrolló con una abstención electoral record del 60 por ciento. Los comicios que parecen haber sellado la suerte de Emmanuel Macrón, también han sacado a la luz un país dividido en dos. En las grandes ciudades predominaron los triunfos electorales de las coaliciones entre verdes y la izquierda, mientras que en las pequeñas y medianas se impusieron mayoritariamente las formaciones de derecha. 

Por Philippe Delacote*, para Libération/

Lyon, Estrasburgo, Grenoble, Lille, París, Marsella, etc. En las últimas elecciones municipales francesas las grandes ciudades eligieron alcaldes o listas con un fuerte componente ecológico. Esta “ola verde” sugiere que los votantes (finalmente) toman en serio los problemas ambientales e incluso los colocan en el centro de sus preocupaciones. Ya estamos empezando a pensar en las próximas elecciones presidenciales, preguntándonos si el voto verde no podría ser el coagulador de las voces de la izquierda y si podríamos, por qué no, soñar con una candidatura unida de la izquierda.

Pero antes de soñar, es importante tomar la medida de esta ola, para tener una idea del vado que queda por cruzar antes de ver a un presidente con una fuerte connotación ecológica en el poder. ¿Estamos presenciando realmente una ola verde, o los resultados del fin de semana ocultan una profunda división en Francia (una más) sobre cuestiones ambientales?

undefined

Primero, ¿cómo no podemos cuestionar la legitimidad de los alcaldes electos (verdes y otros) en una elección donde el 60 por ciento de los votantes se quedaron en casa y cuando el euro ni siquiera está en nuestras pantallas? Por supuesto, podemos argumentar el miedo a los Covid, pero parece difícil no estar de acuerdo con Jean-Luc Mélenchon, quien habla de una “huelga cívica” de los votantes. Las elecciones presidenciales tienden naturalmente a movilizar más, pero: ¿Qué propone la izquierda para recuperar a los votantes que ya no creen en ella?

Al mismo tiempo que los Verdes y cierta parte de la izquierda se felicitan por sus éxitos electorales en las grandes ciudades, Les Républicains, en la voz de Christian Jacob, se ríen de tal “retorno a la victoria”, subrayando la victoria de LR en “más de la mitad de las ciudades con más de 9,000 habitantes”En lugar de una ola verde, esta combinación de éxitos verdes y republicanos sugiere que nos enfrentamos a una división entre las grandes ciudades, donde la ecología se ha convertido en un tema central, y las ciudades más pequeñas donde los valores conservadores siguen prevaleciendo.

Clivajes

¿Cómo analizar esta fractura? Primero, es posible que el voto ecológico gane impulso en las grandes ciudades, porque la degradación ambiental se percibe más directamente allí. Contaminación, problemas de transporte, impacto de las olas de calor, viviendas precarias, estos problemas pueden parecer más importantes en ciudades densamente pobladas (incluso si surgen otros problemas ambientales en las regiones menos urbanas).

Por el contrario, es probable que las personas en las zonas rurales se sientan inadecuadamente señaladas por su contribución a la degradación ambiental: significativo uso individual del automóvil, impacto ambiental de la agricultura, etc. Esto puede crear una forma de rechazo de las tesis ecológicas. El desafío aquí sería lograr que los votantes de las ciudades medianas y las áreas rurales aborden cuestiones ambientales por las cuales se sienten menos preocupados.

undefined

En esta división entre ciudades grandes y medianas o pequeñas en el voto ecológico también puede subyacer una oposición en términos de valores. De hecho, es posible que, debido a las disparidades demográficas y socioeconómicas, los votantes en áreas rurales y pueblos pequeños puedan dar más importancia a los valores conservadores, que giran en torno a cuestiones de seguridad, miedo a la inmigración, o incluso rechazo de las reformas sociales propuestas por la izquierda y los Verdes.

Frente a estas divisiones: ¿Los verdes y una posible izquierda unida podrán traer una reconciliación? ¿Cómo hacer que las preocupaciones ecológicas sean centrales para los votantes de los municipios pequeños y medianos? ¿Cómo tener en cuenta los temores de estos votantes sobre cuestiones sociales, sin dejar de ser fieles a los valores humanistas de la izquierda, como la lucha contra el racismo y la discriminación, o por la igualdad de género? 

Un posible éxito de la izquierda en 2022 podría depender de la respuesta a estas preguntas.

* Investigador del Instituto Nacional de Investigación Agronómica de Francia.

A %d blogueros les gusta esto: