“No hay lugar seguro en Gaza” por Hazem Balousha desde Gaza

Una crónica para The Guardian sobre el sufrimiento de la población palestina. Los bombardeos israelíes no se detienen, y ya han causado 65 muertos, entre ellos 14 niños.

Por Hazem Balousha desde Gaza para The Guardian/

Los edificios de pisos del distrito Rimal de la ciudad de Gaza, uno de sus barrios más ricos, miran hacia el mar y sobre el campo de refugiados de al- Shati junto a la playa, del cual Hamas, que gobierna Gaza, surgió por primera vez a fines de la década de 1980.

El martes, aviones israelíes golpearon una de las torres, un bloque de apartamentos de ocho pisos, donde se refugiaba Hassan Abu al-Ata, subcomandante de la Brigada de Gaza de la Jihad Islámica, a quien se culpa de los ataques con cohetes contra Israel.

El asesinato de Abu al-Ata ha sido uno de los varios ataques contra figuras militares de Hamas y la Jihad Islámica en lo que los funcionarios de seguridad israelíes han admitido que es una campaña de asesinatos.

Desde Khan Younis en el sur de Gaza hasta Beit Lahia en el norte cerca del muro fronterizo, los ataques israelíes han golpeado autos y casas, estaciones de policía dirigidas por Hamas y bloques de apartamentos, derribando al menos uno y llenando el aire con explosivos y polvo de concreto.

El miércoles por la mañana, una pared de humo gris oscuro cubría la ciudad de Gaza. Los residentes dijeron que los últimos ataques habían afectado a la sede central de la policía dirigida por Hamas.

Sin embargo, son los ataques a las torres de apartamentos los que han traído recuerdos aterradores del 2014 para los habitantes de Gaza, cuando los rascacielos de la ciudad también fueron atacados, una táctica que está siendo investigada por la Corte Penal Internacional.

Samah Haboub, madre de cuatro hijos, describió haber sido arrojada a través de su habitación en un “momento de horror” por un ataque aéreo a una torre de apartamentos. Ella y sus hijos, de tres a 14 años, bajaron corriendo las escaleras junto con otros residentes, muchos gritando y llorando. “Casi no hay un lugar seguro en Gaza”, dijo. Uno de los bloques afectados, dijeron los residentes, albergaba dos apartamentos que utilizaba el Ministerio del Interior de Hamas.

En Tal-al Hawa, un vecindario al sur de la ciudad de Gaza, Saeed al-Khalil, de 44 años, resultó herido cuando la residencia contigua a él fue alcanzada. “Un bloque de apartamentos para civiles al lado de mi casa fue atacado sin previo aviso”, dijo, refiriéndose a la práctica conocida como “golpear el techo” donde los ataques israelíes a veces van precedidos de un disparo de advertencia.

“Parte de la pared de la casa y los vidrios cayeron sobre mí y mi esposa. Me fracturé el brazo izquierdo, mientras mi esposa sufría heridas en la espalda y las piernas. Pasé la noche en el hospital y luego llevé a mis cuatro hijos a la casa de mi hermano en un área vecina”.

“El sonido del bombardeo no se detuvo y, mientras estaba en el hospital, no pude dormir. Nos estábamos preparando para celebrar Eid [el final del mes del ayuno del Ramadán] pero no hay Eid, solo horror en la ciudad y mucha sangre”.

El ejército sionista dispara contra manifestantes en la ciudad israelí de Lod

Yousef Al Hammash planteó la falta de advertencias antes de los ataques. El martes por la noche se vio obligado a huir de su casa en Beit Lahiya con su esposa embarazada y su hija de tres años después de que su edificio fuera alcanzado por un misil de un avión no tripulado israelí.

Hammash, que trabaja para el Consejo Noruego para los Refugiados, dijo: “Pensamos que el ataque con drones era una advertencia de un ataque aéreo más grande, así que nos fuimos tan pronto como pudimos. Mi hija lloraba todo el tiempo. Ella no entiende lo que está pasando, le decimos que son grandes fuegos artificiales”. Regresó al apartamento el miércoles para buscar algo de ropa. Mientras estaba allí, un misil impactó en el piso de abajo. “Fue una gran explosión, había polvo y humo por todas partes. El apartamento fue destruido”.

En las calles, el miércoles, la mayoría de las tiendas estaban cerradas, salvo algunas que vendían comestibles. Los pocos que se aventuraron a salir fueron recibidos por el sonido de los bombardeos navales israelíes y los misiles. La violencia ha producido un flujo constante de víctimas a los hospitales de Gaza. En una, un reportero de Associated Press vio a cinco personas muertas y siete heridas, incluidas mujeres, por un ataque aéreo israelí que cayó sobre un automóvil en la ciudad.

Para la mayoría de los palestinos en Gaza, una vez más, se ha vuelto a imponer una pregunta demasiado familiar desde los bombardeos anteriores: a dónde es seguro huir en medio de los ataques generalizados. “Estoy aterrorizada”, dijo Fatima Ashour, una abogada de 41 años. “No puedo dormir y tengo dolor de estómago y diarrea por el estrés. Vivo en una casa en el octavo piso en la que hay mucho vidrio, así que decidí mudarme a la casa de mi amigo en el área de Tal al-Hawa”.

Ashour agregó: “Desafortunadamente, esa área fue testigo del bombardeo más fuerte anoche, incluidas casas, oficinas gubernamentales y calles. No sé cuál es el objetivo. Cuál es el significado de toda esta violencia y bombardeos. No hay más sentido que más derramamiento de sangre. Dicen que todo esto es para salvar a Jerusalén. Pero, ¿por qué nadie ayuda a Gaza ahora? No sé qué decir. No hay lugar seguro en Gaza”.

A %d blogueros les gusta esto: