Mansión Oriental: del hotel al solar (Segunda Parte)

Por Lisbeth Moya González, desde La Habana*/ Crónica de un solar en Marianao o el derecho a molestar al prójimo.  La “Mansión Oriental” se despierta empolvada, llena de humedades y grietas cambiantes. Esquinas repletas de trastos que a ratos recuerdan la elegancia de antaño. Paredes llenas de carteles como recordatorio de los amores, fracasos ySigue leyendo “Mansión Oriental: del hotel al solar (Segunda Parte)”