“Señor Piñera: ¡La violencia la impone su régimen pinochetista!” por Primera Línea Revolucionaria

Sr. Presidente ilegítimo Piñera: Usted hace poco más de un año, pocos días después del 18 de octubre de 2019 le declaró la guerra al pueblo alzado en Rebelión. Su respuesta militar dejó decenas de muertos, cientos de mutiladxs y miles de detenidxs y torturadxs. Pero la Rebelión Popular continuó.

Después urdió la trampa del 15 de noviembre con políticos que consideran que usted tiene legitimidad. Es lógico, esos políticos y usted conforman el régimen. Todos contra el clamor popular de una Asamblea Constituyente. Armaron el plebiscito.

Después del masivo apruebo popular, se apuran para urdir retoques a la Constitución pinochetista, para que cambie la fachada jurídica del régimen y siga el sistema que les permite seguir robando (ustedes lo llaman “ganancias”) y saqueando al país (ustedes le llaman “inversiones” y “desarrollo”).

Tribuna internacional con otros dos represores

Ahora usted se junta en una tribuna internacional con el criminal Duque de Colombia y el represor Macri de Argentina (que hasta hace poco perseguía a mapuches del otro lado de la Cordillera asociado con el régimen de acá), todos se vanaglorian de ser liberales y se disfrazan de demócratas. Y desde allí, defendiendo su dictadura, usted acusa a nuestra Rebelión Popular de “izquierda radical”, de “populista”, de “violenta”.

Todo eso, porque la Rebelión sigue movilizándose y llenando las calles con el clamor de libertad a nuestrxs presxs políticoxs, para que nos devuelvan nuestros recursos de las estafadoras AFP, para que se instale una Asamblea Constituyente Plurinacional y Soberana.

La Rebelión no generó la violencia. La violencia la impone su régimen continuador del pinochetismo con sus brutales fuerzas policiales y todo el aparato militar.

Nosotrxs no somos populistas ni queremos un régimen de conciliación de clases explotadas con su clase capitalista. Lo que si nosotrxs somos es una izquierda revolucionaria.

Usted la estigmatiza de radical, como si querer cambiar de raíz las causas que originan este estado de miseria y explotación fuese una cosa espantosa. Y usted se dirige a la llamada oposición que colabora con el régimen para darle una nueva fachada y los llama “centroizquierda”.

Linda forma de endulzar los oídos populares. Pícara forma de usar palabrejas para intentar captar simpatías populares. ¡Usted es el que usa la demagogia populista para hacer creer que buscan “redistribuir” la riqueza!

Usted acusa a la Rebelión – mintiendo – de ser “muy poco respetuosa de las reglas de la democracia, de las reglas del Estado de derecho”, cuando es el régimen (gobierno y oposición) el que se niega a tolerar una propuesta democrática de Asamblea Constituyente.

La “izquierda” del sistema ya no es izquierda

Usted pontifica con que “esa izquierda no es el camino que Chile necesita. El segundo peligro es que la centroizquierda ha estado demasiado presionada y a veces dejándose llevar por esta otra izquierda extremista”. Y así pretende asustar a sus socios con leguaje pinochetista.

Allá ellos si se abrazan con usted, que es un extremista de derecha si los hay. Allá ellos si se dejan seducir con su palabrerío populista. Y decimos palabrerío porque un extremista de derecha como usted ni hizo ni hará conciliación ni concesiones a las clases explotadas.

Usted pretende hacer pasar por “estado de derecho” a lo que es un régimen ilegítimo en el que la fuerza bruta es su ley: lo que usted llama “derecho” es el privilegio de seguir saqueando nuestros recursos naturales, de los suelos y el subsuelo, del mar y del agua dulce. Y lo que usted llama “democracia” no es más que el disfraz de su dictadura del capital.

La izquierda revolucionaria que usted calumnia propone un régimen democrático en el que el Estado, surgido de una Asamblea Constituyente Soberana, tenga el signo del Chile proletario, del Chile campesino, del Wallmapu autodeterminado, de la inteligencia intelectual integrada a un sistema económico e institucional de las clases trabajadoras, de las mujeres feministas aboliendo el patriarcado.

Estas son las aspiraciones de nuestra Rebelión. Sus palabras mentirosas, calumniadoras y amenazantes no van a hacernos retroceder.

La Primera Línea Revolucionaria seguirá siendo parte de la Rebelión y la Rebelión se alza, como la única salida que asegura que el pueblo conquiste por fin su liberación y deje atrás 47 años de dictadura empresarial-político-militar-policial.

¡ARRIBA LXS QUE LUCHAN!

Portada

A %d blogueros les gusta esto: